Sin categoría

Infoclub 2019 presenta un robot de juguete y un software para calcular impacto ambiental

CocoTino, el pequeño robot matancero en forma de cocodrilo, espera el momento oportuno para demostrarles a los participantes de la XIV edición del Evento Nacional de Informática para Jóvenes Infoclub 2019, sus habilidades para bailar, hacer planchas, contar y reproducir música tras una voz de mando ejecutada desde un celular androide por vía Bluetooth.

Este juguete electrónico nace en un contexto de impulso a la robótica en el país y de revitalización de la electrónica dentro del movimiento de los Joven Club, donde la cantidad de instructores preparados en dicha rama ha disminuido.

CocoTino está confeccionado con materiales de artesanía, combinados con algunos dispositivos de la robótica elemental.

Su nombre lo figuran las palabras Coco, referente a la mascota del equipo de pelota de la provincia Matanzas, y Tino, elemento distintivo del Joven Club

Su creador, Bernardo Herrera Pérez, reveló que como unidad de control posee un Arduino Pro Mini, versión de 5 Volts y 16 Megahercios, encargado del procesamiento de las órdenes recibidas y de manejar los servomotores, modelo SG90, responsable del movimiento de las patas. Mediante un sensor ultrasónico HC-SR04 es capaz de detectar obstáculos situados a menos de 20 centímetros.

Parecería que este proyecto no produce ningún beneficio de tipo económico o social, salvo propiciar algunos momentos de diversión, pero encierra un principio en el cual se basan otros de mayor alcance, que tienen diferentes esferas de aplicación sobre todo en la Domótica, el control automático y el monitoreo remoto de procesos, según refirió Herrera Hernández.

“Del mismo modo en que CocoTino obedece las órdenes, se pueden encender o apagar las luces de una casa, encender un motor o echar a andar una turbina para regar un sembrado ubicado a determinados kilómetros de distancia”, señaló.

Infoclub 2019 pretende, desde el 26 y hasta el 28 de este mes, propiciar el intercambio, la divulgación y exposición de propuestas y experiencias de todo el territorio nacional, relacionadas con el uso de las tecnologías, la información y las comunicaciones.

Desde Villa Clara, llegó el joven ingeniero Denismay Concepción Rosa, quien compartió con los participantes del evento el software para el cálculo del impacto ambiental en la industria azucarera cubana.

El programa informático se desarrolla en el escenario de la Universidad Marta Abreu de esa provincia, como resultado de una línea de investigación que se ocupa de las aplicaciones técnicas para sostener las proyecciones medio ambientales.

Con ese software se pretende obtener los datos de determinada empresa azucarera y calcular el impacto ambiental. Una vez finalizado ese proceso, el especialista debe interpretar los resultados que arroja el software.

“Para esto — reseñó el joven ingeniero- se utiliza el método Análisis del Ciclo de Vida (ACV), el cual está estandarizado en las normas ISO 10 040.

“En el proceso se determina cuántos productos entran (agua, aire, caña) y salen; también cuántos se emiten al medio ambiente (ríos, mar, aire y suelos) desde el proceso productivo (humo, contaminantes, material particulado por la quema de la cosecha, fertilizantes que contienen productos nocivos. Por tal razón, es necesario medir, cuantificar esas entradas y salidas en el inventario”.

Este resultado apoya el trabajo de doctorado de Maylier Pérez Gil, profesora de la Universidad de Villa Clara, que consiste en identificar cuáles son los inventarios parametrizados en la industria azucarera, para lo cual los cálculos se hacían a mano. El software presentado en Infoclub 2019 adquiere ahora ese rol.

Sobre otras iniciativas presentadas en el evento que acompañan el proceso de informatización de la sociedad cubana, Juventud Técnica ofrecerá detalles en próximos artículos.

Acerca de blogcolombia2

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *